PROCEDIMIENTOS CONCURSALES, REFINANCIACIÓN

La sombra de un presente inestable, preludio de un futuro crítico

spain

COMPARTIR

En estos últimos meses se ha hablado mucho del riesgo de desaceleración en términos macroeconómicos. En las últimas semanas se ha empezado a evidenciar que la desaceleración ha llegado a las empresas de verdad, aquellas que son las auténticas creadoras de riqueza y empleo. Las dificultades van por barrios, pero con el tiempo el grado de contagio afectará al conjunto (salvo, evidentemente, a las contracíclicas).

Las noticias de los últimos días, especialmente tras el bien conocido “abrazo de San Jerónimo”, hacen calar el temor a una situación desfavorable. La diferencia entre la recesión de 2008 y la que ahora se presiente, es que la primera nos vino allende las fronteras y por sorpresa, mientras que la segunda se prevé y se debe a un gobierno probadamente insensible e ignorante de la realidad socioempresarial.

A estas alturas, u optamos por llamar a las cosas por su nombre y actuamos en consecuencia, o caeremos en la anestesia y nos veremos atropellados por el devenir de la errática acción política. El incremento de los costes laborales, la elevación de la presión fiscal, la multiplicación de iniciativas regulatorias disuasorias de la promoción emprendedora y las pronosticables medidas intervencionistas nos hacen prever un escenario intimidatorio o desalentador que, puesto en cadena, va a suponer de facto una nueva crisis en España.

No somos optimistas ni lo debemos ser si queremos estar preparados y actuamos para la que parece que nos viene.

A nuestro entender, con la experiencia que atesoramos, tras sesenta años dedicados a la insolvencia empresarial, encontramos un común denominador a las situaciones de crisis empresarial: la escasa toma de decisiones preventivas cuando se observa en el horizonte el riesgo.

Hemos escrito muchas veces sobre la reestructuración empresarial y siempre hemos partido de que la revisión que el empresario debe hacer de su compañía es una disciplina semanal. Cada fin de semana, el órgano de administración debe autoanalizarse y hacerse consciente de lo que hace bien, lo que hace mal, lo que puede mejorar, su dimensión, la estructura de clientes, su grado de financiación, el estado y relación con sus proveedores y hacia dónde cree que el mercado se orienta. Obtenidas las pertinentes conclusiones, actuará en consecuencia.

Creemos que hoy su análisis tiene que incorporar un factor absolutamente ajeno a su actividad empresarial, cual es la incertidumbre política y la previsible orientación ideológica del nuevo Gobierno. Y digo hoy, porque esta vez sí, la cuestión no es baladí, a la vista de que en la Historia de España es la primera vez que, según la documentación puesta al alcance de la opinión pública, el nuevo Gobierno estará formado por un ala socialista evidentemente desorientada y configurado adicionalmente por un Vicepresidente y hasta media docena de Ministros de ideología, mensaje y práctica neocomunista.

Consecuentemente, si el empresario quiere darse una oportunidad de orillar los efectos de un Gobierno por lo menos “empresicida”, sería recomendable que se coloque en el peor escenario y actúe revisando muy bien su producto y promesa, su estructura laboral, la composición y solvencia de su clientela, la capacidad de aprovisionamiento de sus proveedores y su nivel y condiciones temporales de endeudamiento financiero. Nos tenemos que dar cuenta de que cualquier cambio sustancial en el equilibrio que compone el resultado anterior, afectará a la continuidad del proyecto. La recomendación, pues, es valorar:

1.- Si las condiciones laborales son sólidas o si existe un convenio pendiente de negociación;

2.- Si los contratos con los clientes y las condiciones de cobro están contractualmente bien atados;

3.- Si la relación con los proveedores y las condiciones de pago se pueden llevar a un punto sostenible en caso de problemas de liquidez. Asimismo, se recomienda analizar si existe alternativa de proveedores para el caso de caída de aquellos;

4.- Si es posible la renegociación de las condiciones de los suministros;

5.- Si la estructura financiera está debidamente negociada en cuanto al coste, estructura de garantías y, sobre todo, plazo de amortización. Conviene en este momento, convertir todo lo posible de corto a largo;

6.- Si la capitalización de la empresa es correcta y si existen posibilidades ciertas de asentar acuerdos con otras compañías que den fuerza al producto; y,

7.- Si, por la actividad empresarial que se desarrolla, es factible el reforzamiento de la exportación y la minoración de la exposición a un mercado que a todas luces disminuirá. Este aspecto es particularmente trascendente si la empresa está fundamentalmente orientada al consumo.

No pretendemos resultar alarmistas (ni políticamente ambiguos). Nuestra vocación es y será siempre proteger al empresario, que es el verdadero creador de riqueza, y sin cuya valentía y preclaridad la sociedad nunca avanzaría. En todo caso, aunque finalmente la premisa anterior fuese incorrecta (cosa muy improbable si uno se basa en los programas electorales de los que gobernarán España en los próximos años), las medidas que sucintamente enunciamos son igualmente pertinentes.

En parte, está en manos de cada uno de nosotros no abarrotar las oficinas de los Juzgados de lo Mercantil de toda España con una tacada masiva de procedimientos concursales demasiadas veces traumáticos y liquidativos.

Iñigo Gómez Bilbao

“Nuestra vocación es y será siempre proteger al empresario, que es el verdadero creador de riqueza, y sin cuya valentía y preclaridad la sociedad nunca avanzaría”
 
  • En todos los casos diseñamos un plan de acción a medida. Cada situación es diferente.
  • Nos involucramos de principio a fin. No hay excusas.
  • Somos cuidadosos con nuestros honorarios y sin sorpresas. Las cuentas claras.
  • Hechos y valores. Eso es lo que nos caracteriza.

Teléfono 944 23 37 00    info@firmafgm.com

Tags

Concurso de acreedores · Empresas en concurso de acreedores · Preconcurso de acreedores · Concurso de acreedores Bizkaia · Concurso de acreedores Madrid · Concurso de acreedores Andalucía · Derecho concursal Bilbao · Administrador concursal Madrid · Suspensión de pagos Baleares · Concurso de acreedores voluntario · Administradores concursales · Concurso voluntario de acreedores · Procedimiento concursal · Refinanciación · Reestructuración · Empresa concursada · Procedimiento concurso de acreedores · Subasta acreedores